viernes, enero 20, 2006

Trigésimo segundo paseo : Obras completas de Antonio Machado; Barcelona: RBA, 2005

Antonio Machado es un poeta y prosista español, perteneciente al movimiento literario conocido como generación del 98, al que me gusta volver de vez en cuando. Es una necesidad acrecentada por la costumbre, la agradecida disciplina impuesta a mí mismo durante años y el convencimiento sincero de que todavía conozco poco de este fabuloso escritor porque cada nueva lectura me aporta nuevos datos que antes pasaron desapercibidos , nuevas maneras de sentir respecto a lo que leo. Es como si en cada nuevo paseo por su obra, leyese con unas nuevas gafas capaces de difuminar la ceguera literaria y hacer que pueda escudriñar cada palabra de las contenidas en esta interesante obra.
Machado es un poeta innovador y tradicionalista a la vez, porque supo dar nuevas formas de expresión a preocupaciones teóricas de siempre: Vida, Muerte, Ser, Dios ...
Hay que distinguir tres temas claves en Machado: el Tiempo, el Sueño, el Amor
El tema del Tiempo: Antonio Machado se llamaría a sí mismo, por boca de Juan de Mairena, “poeta del tiempo”. Se refleja su importancia en sus primeros poemas ,“El viajero“, por ejemplo , etc. pero ese sentimiento del tiempo se acentúa más en “Campos de Castilla “, libro social, abierto a la colectividad, en poemas como “El pasado efímero”. Es importante destacar la moda filosófica que introduce A. Bergson en París, conferencias a las que asiste Machado . Es una filosofía del tiempo subjetiva. Lo entiende como algo vivo, personal, no como concepto o abstracción. Es muy importante en su producción poética .
La formulación del tiempo en sus poemas aparece por medio de lexemas temporales, es decir, introducción de partículas de temporalidad tales como “ya , aún “ , etc .También por la elección de interlocutores, elementos no humanos, ambientales, que simbolizan lo temporal en su discurrir. (El agua, la fuente, la tarde, los caminos, etc.).Dentro de este tema del tiempo entraría también su preocupación por la Muerte y por otro tema importante, el de la Divinidad (Dios- Cristo).Se trata de un Dios en el que no se puede creer, aunque se desee. A este respecto atraviesa etapas de fe y no-fe .El Dios de Machado es un Dios filosófico, nacido de la reflexión. Se siente más cercano a la figura de Cristo, más humano, porque Cristo predica ante todo la dignidad humana. Le interesa de él el triunfo de la muerte, es la representación de nuestra ansia de eternidad.
Igualmente tendríamos que hablar, dentro del tema del tiempo, de la idea temporal de la historia . Machado echa mano de la concepción intrahistórica de Unamuno. La Historia se ocupa de narrar unos hechos importantes de unos personajes que destacan por participar en determinados acontecimientos, en su historia, con nombres , sin embargo, la Intrahistoria es la vida de esos hombres grises, de esos hombres que no pasan a la historia con mayúsculas y que, sin embargo, participan también en el hacer de la historia, pero en el anonimato.
El tema del sueño : encontramos dos posibles tipos de sueños :
sueño de dormir y ensoñación durante la vigilia
Para Machado el sueño importante es el segundo, la ensoñación durante la vigilia, porque para él es la única forma de llegar a conocerse a sí mismo. A través del soñar, no de racionalizar, es la manera en que el hombre puede concebir su existencia, actualizar su vida anterior.
El pasado puede ser de dos tipos :
irreparable, imposible de reconstruir; pasado apócrifo, pasado que vive en la memoria de alguien y que actúa en su conciencia y, por tanto, incorporado a un presente y en constante función de porvenir, de futuro . Este es el único pasado que le interesa a Machado, pasado manipulado en el recuerdo, porque ofrece la posibilidad de eliminar lo que una persona no desea conservar en la memoria. Es una memoria selectiva para modificar . Hay elementos como “ galerías, espejos, rosas, fuentes, viajero, etc., que sueñan en los poemas de Machado, sobre todo en sus primeros libros que son más simbolistas. “Campos de Castilla “ es un libro menos simbolista. La utilización del sueño se mantiene proyectada sobre el paisaje. Un paisaje intrahistórico, que parece que tiene alma.
Tema amoroso. Señalaremos el papel destacable que juega Leonor, su mujer. Podemos señalar tres momentos claves en el desarrollo amoroso : nacimiento del amor; centra el amor en una persona concreta; fracaso al comprender el amante las dificultades que encierra en sí mismo el amor, por ello el objeto erótico es imposible. Conviene recordar lo que algunos estudiosos han venido señalando al respecto,que la Generación del 98 se queda en lo trivial en cuanto a la evocación amorosa, es comunicación humana y no erótica. Se hace referencia a las manos, por ejemplo, etc. , pero no va más allá.
Para conocer más profundamente la obra de Machado sería conveniente tener en cuenta su propia concepción poética reflejada en las siguientes palabras escritas en 1917:

“ Pensaba yo que el elemento poético no era la palabra por su valor fónico, ni el color, ni la línea, ni un complejo de sensaciones, sino una honda palpitación del espíritu; lo que pone el alma, si es que algo pone, o lo que dice, si es que algo dice, en respuesta al contacto con el mundo. Y aún pensaba que el hombre puede sorprender algunas palabras de un íntimo diálogo, distinguiendo la voz de los ecos inertes; que puede también, mirando hacia dentro, vislumbrar las ideas cordiales, los universales del sentimiento”

De esta forma Machado une lo esencial y lo temporal .
Me gusta leer a Machado de vez en cuando, como decía al principio, porque esa identificación, que hace el poeta, del alma con las cosas del mundo me atrae. El poeta se relaciona con las cosas y éstas adquieren un sentido nuevo, personal, relacionado con la experiencia vivida. Me gusta que el camino se haga al andar, que la fuente en su fluir recuerde el paso del tiempo, que la tarde traiga nostalgia de lo vivido, que la reflexión cobre vida, que la poesía sea “la palabra esencial en el tiempo”, que la poesía sea “el diálogo del hombre, de un hombre de su tiempo”.Me gusta leer a Machado, qué más decir...

Y ahora les dejo, voy a escuchar un CD que guardo como oro en paño y que sin duda conocerán. Se titula "Dedicado a Antonio Machado, Poeta", donde Joan Manuel Serrat canta de manera inconfundible los poemas de Machado. Una verdadera delicia que traspasa el paso del tiempo y que supera cualquier atisbo de moda pasajera.


Etiquetas:

13 Comments:

Anonymous elbucaro said...

Durante muchos años las poesías completas de Antonio Machado ha sido uno de mis libros de cabecera.La edición que tenía se fue deshojando como una rama en otoño hasta que la tuve que sustituir por la que tengo actualmente de pasta dura. Este libro supuso mi primer acercamiento a la poesía. A través de aquellas poesías conocí Castilla y quedé para siempre prendado de la meseta. De hecho, cuando estuve viviendo allí varios años me pareció llegar a un paisaje que ya había conocido y disfrutado. Siempre me he considerado muy cercano al espíritu que impregnan sus poemas y muchas veces me lo he imaginado, paseando junto a las orillas del Duero, detenido ante el olmo seco y recordando a su amada Leonor. No me cansaría de leerlo, porque en esas poesías encuentro retratados muchos de mis pensamientos.
En cuanto al disco de Serrat,también me ha acompañado durante mucho tiempo, evolucionando con la tecnología: primero en vinilo, luego en cassette, ahora en CD, lo siguiente será en mp3. Un besote

sábado, 21 enero, 2006  
Blogger Grial said...

Uno de mis placeres es escuchar a Machado en boca de Serrat..., el otro leerlo.
Buen post!
Un beso :)

domingo, 22 enero, 2006  
Anonymous felipe said...

las voz versus el eco...como lo dice Machado. Leerte, gato viejo, es siempre renovar y ahondar.

lunes, 23 enero, 2006  
Anonymous LeeTamargo said...

...Hay poetas cuya estela en el mar nunca se borra. Leer a Antonio Machado es descubrir al hombre llano de espíritu, la Poesía en mayúsculas... SALUDANDO:
LeeTamargo.-

martes, 24 enero, 2006  
Anonymous Tautina said...

Comparto la pasión de tus otros comentaristas, por eso ha sido un gran placer leer este apunte. Gracias.
Besos.

martes, 24 enero, 2006  
Blogger manuel said...

¡La poesia y la musica juntas, que más se puede pedir!

Saludos

jueves, 26 enero, 2006  
Anonymous Anónimo said...

Saludos, Zenia desde el Caribe en:

http://imaginados.blogia.com

Llego desde el blog de Nicolás. Me encanta la literatura española, más que española es universal. ¿Le gusta la pintura caribeña?. Dése un saltico por acá.

jueves, 26 enero, 2006  
Blogger Meritxell said...

A mí también me ha gustado este paseo contigo y en tan buena compañía de Machado ¡nada menos!

Leer sus obras completas tenía que ser obligatorio para todo aquel que quisiera entrar en contacto con la sensibilidad más pura del buen observador de la vida y del poeta de los buenos sentimientos.

Oyendo sus versos en Serrat parece que Machado nunca se fue camino de un trágico exilio; que pervive en la memoria...

Un abrazo, Gatito.

jueves, 26 enero, 2006  
Blogger Santino said...

Serrat y Machado son ya uno en mi mente, porque fue a través del cantautor que conocí al poeta, y fue en su música donde escuché los primeros versos.

De todos modos, frente a la pasión general que parece levantar la poesía de Antonio Machado, en estos momentos me quedo con algunas de sus prosas. Me declaro profundo admirador de su borgiano Juan de Mairena, hasta tal punto que estoy continuamente repitiendo sus ingeniosas frases.

Un saludo.

domingo, 29 enero, 2006  
Blogger Antón said...

Pues ya que hablan de Machado les sugeriré visiten un blog que descubrí casual

http://isidrosaiz.blogspot.com

Les mando un cuentecito que saqué de allá y viene al propósito. Se titula

BAEZA

Apenas le interesaban la literatura y la filosofía. Sólo coincidía con él en su pasión por la naturaleza y en el desaliño indumentario. Sus conversaciones trataban sobre todo de árboles y plantas. Le asombraba que un profesor de francés supiera tanto de álamos, acacias, encinas, olmos... Le oía como a un entusiasta de la botánica. Eso decía, aunque yo no me lo creo. En medio, alguna alusión dolorida a Leonor, su desplome reciente. Entonces era sólo un compañero de claustro que componía versos, no el escritor afamado que fue después. Me contó que le había dejado ver algunos de sus poemas, escritos a mano, parte de los cuales apareció luego en la segunda edición de Campos de Castilla. También decía que una vez leyó una frase cenital, un verso suelto en una hoja suelta, entre sus papeles. Tuvo que ser antes de 1919, fue entonces cuando dejó aquel Instituto. Eso significaría que dispuso de veinte años para continuar el poema, pero no lo hizo. Puede que no quisiera seguir, que no encontrara palabras a la altura del inicio; o puede que, simplemente, sea un epílogo acabado, completo e inédito durante dos décadas. El verso al que se asía en el último derrumbe, “estos días azules y este sol de la infancia”.

viernes, 30 junio, 2006  
Blogger Gatito viejo said...

Bienvenido a mi blog y gracias, Róber, por ese cuento y por esa dirección de un blog tan interesante. Visitaré también el tuyo. Saludos

viernes, 30 junio, 2006  
Blogger Antón said...

No he encontrado ese cuento en la dirección que dice Rober, pero es igual, hay otros cuentos igual de b onitos o mejores. Gracias y saludos.

miércoles, 02 agosto, 2006  
Blogger Gatito viejo said...

Bienvenido, Anton, y gracias por tu visita. Un saludo. Veo que no tienes blog ¿es así?

jueves, 03 agosto, 2006  

Publicar un comentario

<< Home