sábado, diciembre 24, 2005


Trigésimo paseo : "Canción de Navidad" en Cuento de Navidad “ (1843) de Charles Dickens ; Barcelona : Lumen ,1996

Paseo por la ciudad . Es época navideña y las calles están abarrotadas de gente . Me gusta pasear confundido entre la multitud .No me hacen gracia las aglomeraciones , pero me atrae observar las caras aparentemente felices de la gente y la prisa por llegar a alguna parte .Sé que es un tópico eso de que en Navidad todos somos mejores , que olvidamos los rencores y sacamos lo mejor de uno mismo , pero prefiero quedarme con la dulce musiquilla de los anuncios televisivos , con los edulcorados eslóganes , con la bella imagen de una Navidad donde todo renace de nuevo , donde todo es luz ,música y color, donde no se quema a los indigentes , donde no hay guerras, donde nadie pasa hambre , donde no se hace daño, donde no existe el terrorismo , ni las catástrofes, ni las enfermedades , donde nadie muere, donde hay eternidad y bondad , donde se preocupan por ti , donde cada día aprendes y enseñas algo nuevo , donde eres feliz , donde eres , en definitiva , persona y te comportas como tal . Una navidad imaginada o soñada , tal vez , pero posible .
He recordado algunas historias que leía de pequeño .Recuerdo un cuento que me gustaba especialmente .Un cuento muy conocido "Canción de navidad" de Charles Dickens , donde los tres espíritus de las navidades transformarán el corazón del viejo avaro Scrooge.
Dickens es un destacado novelista inglés que supo manejar magistralmente el género narrativo, el humor, el sentimiento trágico de la vida y la ironía. En sus escritos puede denotarse una aguda crítica social y es notoria su habilidad para la descripción de personajes y lugares, tanto reales como imaginarios

Recuerdo que Scrooge era un viejo avaricioso y codicioso ,duro y encerrado en sí mismo , que tenía un negocio junto con su difunto amigo Marley, quien hace siete Navidades había muerto. Nadie ya en las calles le hablaba hace mucho tiempo por su carácter .
La mañana anterior a la víspera de Navidad, su sobrino Fred lo visita en su despacho para desearle Felices Navidades e invitarlo a cenar a su casa. Scrooge rechaza rotundamente la invitación, es grosero y huraño y juzga a su sobrino por no tener mucho dinero. Fred, a pesar de la negativa de su tío, se retira sin enojo .
Poco después, unos señores le pidieron a Scrooge que hiciera un donativo para los pobres. Scrooge se negó a ayudarlos y cuestionó la utilidad de los asilos y las cárceles para la gente necesitada.
Bob Cratchit, empleado de Scrooge ,que ganaba tan sólo 15 chelines, estaba transcribiendo cartas en su cuchitril y pasaba un frío intenso, pues Scrooge ahorraba hasta para carbón. Éste esperaba que fuera la hora de salida para regresar a casa con su familia y festejar la Navidad. Scrooge le advirtió que al día siguiente, pese a ser Navidad, tendría que ir a trabajar desde muy temprano sin falta, pues de lo contrario, perdería su trabajo.
Scrooge regresó a su casa y sintió que el ambiente estaba especialmente extraño y misterioso, se colocó su camisón y gorro de dormir. Cuando estaba sentado en un sillón, se oyeron estruendos y campanas en la casa, y el espectro de su difunto socio, Marley, apareció ante él cargando cadenas que representaban su penitencia por haber sido mezquino y avaricioso en vida. Scrooge no quiere creer lo que ve ,pero los estruendos y gritos de Marley, le obligan a escucharle. Marley hizo su aparición para advertirle a Scrooge que debido a su comportamiento, él estaba destinado a viajar sin descanso y que aquello también le ocurriría a él de no cambiar su actitud, por ello le daban la oportunidad de corregirse y tres espectros se encargarían de visitarlo Cuando el espectro de Marley salió por la ventana, Scrooge se dispone a dormir, pero a las cuatro , Scrooge se despertó, y a partir de entonces, el reloj comenzó a avanzar con rapidez, dando las campanadas y haciendo pasar un día entero en cuestión de minutos. Al dar la una , apareció ante él el primero de los tres espectros. Era una extraña figura, como un anciano del tamaño de un niño. Su cabello, era blanco, la cara no tenía la menor arruga ni el más leve vello aparecía sobre su piel. Los brazos eran muy largos y musculosos; las manos, las piernas y pies igual. Vestía una túnica blanca y alrededor de su cintura llevaba un cinturón, cuyo brillo era impactante. Sostenía una rama de fresco y verde acebo en la mano, y en contradicción con el emblema invernal, su vestido iba adornado con flores veraniegas. Desde la coronilla de su cabeza aparecía un chorro de luz clara y brillante . Este espíritu se presenta como el "Espectro de las Navidades pasadas", quien lleva a Scrooge a su pueblo de infancia. Ambos entran a una casa antigua donde observan a Scrooge de niño leyendo un libro e imaginándose historias. El viejo Scrooge siente mucho gusto y nostalgia al recordar aquellos momentos cuando viajaba con la imaginación. Poco después, lo lleva a la misma casa, pero Scrooge ya es un poco mayor y su hermana, alegre y hermosa, lo visita para llevarlo a casa con su padre a pasar la Navidad. Scrooge recuerda con amor a su hermana, quien murió poco después de haber tenido a Fred, su sobrino.
Posteriormente, el espíritu lo lleva al despacho de su primer jefe, que tenía dos aprendices y los alojaba en su casa. Era Navidad y había un festejo en la oficina a donde todo el mundo asistió, bailó y se divirtió. Scrooge sintió en aquel momento, la necesidad de hablar con su empleado Cratchit.
Después el espíritu lo lleva a verse más grande, codicioso y con ojos de lucro discutiendo con su novia quien le reprocha haber cambiado porque se ha dejado atrapar por la avaricia. Ella le advierte que lo dejará, pues el ídolo de oro la ha desplazado. Ante esto, Scrooge le suplica al espíritu no ver más, pero éste le toma por los brazos y lo lleva a casa de Belle, su antigua novia, en compañía de sus hijos y su marido. Este último, le comenta a Belle que ha visto a Scrooge completamente solo y que su socio, Marley, está a punto de morir.
Scrooge le suplica al espectro no ver más, que pare la tortura y al regresar a casa, cae en un profundo sueño.Esta vez, Scrooge no quería que este fantasma lo tomara desprevenido, así que abrió las cortinas de su cama y lo esperó despierto. Al dar la una nadie había ido, pero cruzando su puerta se reflejaba una luz roja. Scrooge se levantó para ver qué había tras la puerta y se encontró con el segundo de los tres espíritus, dentro de su recámara repleta de comida y manjares. El espectro iba vestido con un sencillo manto verde, bordeado de piel blanca. Esta prenda colgaba suelta de su pecho desnudo.Sus pies, también estaban desnudos; y sobre su cabeza no llevaba otra cosa que una corona de acebo, engarzada por relucientes trozos de hielo. Sus rizos castaño oscuro eran largos y sueltos; sus ojos chispeantes, su mano abierta, su alegre voz, su franco comportamiento y su aire jovial. En su cintura lucía un antiguo cinto, pero no había ninguna espada en él . El espíritu se presentó como "El espectro de las Navidades Presentes", siendo de los más jóvenes de los más de mil ochocientos hermanos que tenía.Ambos viajaron hasta la ciudad y pese al frío que hacía, se respiraba una sensación de calidez y alegría. Fueron a casa de su empleado, Bob Cratchit y vieron a su familia antes de la cena de Navidad. Cratchit tenía varios hijos: dos pequeños, Martha, Peter y el pequeño y enfermo Tiny Tim, quien cojeaba de una pierna. En casa de Cratchit cenaban un pequeño pavo y pudín que cocinó su esposa, cantaban villancicos alegremente. Scrooge le preguntó al espíritu si Tiny Tim viviría, pero éste le contestó que de no cambiar su situación, preveía una silla vacía y una muleta abandonada. A Scrooge le dio mucha pena que el pobre Tiny Tim pudiese fallecer debido a su enfermedad. De allí, partieron a casa de su sobrino Fred, quien festejaba la Navidad en compañía de su familia, brindaba por el tío Scrooge, pese a su negativa y burla respecto a la celebración. Scrooge estaba muy emocionado al ver la reunión, pues jugaban a la gallina ciega y todos se divertían mucho, él deseaba poder estar en el festejo.
De regreso a casa de Scrooge, el espectro comenzó a envejecer y de los pliegos de su manto sacó un niño y una niña amarillentos, flacos, andrajosos, pero postrados en su humildad. El espectro dijo que eran los hijos del hombre y le recordó a Scrooge las palabras que pronunció con los caballeros que le pidieron caridad en su oficina para los pobres.
A las doce, el espíritu desapareció y Scrooge divisó un fantasma solemne, con sábana y caperuza, que venía, por el suelo, en su dirección. El fantasma se acercaba en silencio. Iba arropado con una prenda negra, que le escondía la cabeza, la cara, su forma, y no dejaba nada visible de él excepto una mano extendida. Scrooge le preguntó si era "el espectro de la Navidad por Venir", pero el espectro no contestaba ni pronunciaba una sola palabra, únicamente señalaba con su mano la dirección. Scrooge le seguía en la sombra de su manto.Primero fueron a la ciudad y escucharon a varios hombres de negocios, que Scrooge conocía, hablar de la muerte de alguien. Después visitaron la casa de un señor que le compraba a unas mujeres las cortinas de cama y ropas del difunto.Luego visitaron la casa de una pareja que discutían sus deudas, dado que la persona a la que le debían había muerto, sin embargo, cualquier cosa era mejor que seguirle debiendo al difunto. Posteriormente, fueron a casa de Bob Cratchit y se percibía la ausencia de Tiny Tim y la profunda tristeza que ésta provocaba en sus familiares, Igualmente , Bob decía que había visto a Fred, el sobrino de Scrooge, quien fue muy amable con él e incluso le ofreció trabajo a su hijo Peter.Finalmente, fueron al cementerio y el espectro señalaba una lápida en la cual estaba inscrito el nombre de Scrooge, por tanto, éste le suplicó que le permitiera arrepentirse y que de ahora en adelante honraría todas las Navidades. Pese a sus súplicas, el espectro lo rechazaba y en último sollozo de Scrooge, el espectro se convirtió en la columna de su cama, permitiéndole sentirse liberado e infinitamente feliz por esta segunda oportunidad.
A partir de ese momento, Scrooge juró tener siempre presentes a los tres espíritus de la navidad y decidió iniciar un cambio drástico en su vida. Al salir a la calle, comprendió que aquel día era la víspera de Navidad, así que le encargó a un muchacho comprar el pavo más grande de la tienda para enviarlo, en el anonimato, a casa de Cratchit. Inmediatamente después, se encontró con el señor que le habría pedido caridad para los pobres y Scrooge le ofreció una suma muy considerable. No se dilató para ir a casa de su sobrino y pasar la Navidad en compañía de su familia, tal y como la habría visto con el segundo espectro.
A la mañana siguiente, Scrooge esperaba a Cratchit en la oficina, quien llegó un poco tarde. Scrooge lo regañó por su tardanza, pero era parte de una farsa para notificarle que le aumentaría el sueldo y que le ayudaría a sobrellevar los problemas de Tiny Tim.
Scrooge cambió radicalmente, se volvió bueno y generoso. Tiny Tim no murió y tuvo a Scrooge como un segundo padre. A veces la gente se reía del cambio de Scrooge, pero él era feliz.

"¡Sí! Y la columna de cama era suya: La cama era la suya, el cuarto era el suyo. y, lo mejor y más venturoso de todo, ¡el tiempo venidero era suyo, para poder enmendarse!
-Viviré en el pasado, en el presente y en el porvenir -repitió Scrooge, saltando de la cama-. Los Espíritus de los tres no se apartarán de mí. ¡Oh, Jacob Marley! ¡Benditos sean el cielo y la fiesta de Navidad: ¡Lo digo de rodillas, Jacob, de rodillas!


-¡No sé lo que hago!-exclamó Scrooge riendo y llorando a la vez y haciendo de sí mismo con sus medías una copia perfecta de Laocoonte-. Estoy ligero como una pluma, dichoso como un ángel, alegre como un escolar, aturdido como un borracho. ¡Felices Pascuas a todos! ¡Felíz Año Nuevo a todo el mundo! ¡Hurra! ¡Viva! .


Realmente, para un hombre que no la había practicado por espacio de muchos años, era una risa espléndida, la risa más magnífica. el padre de una larga, larga progenie de risas brillantes.

-No sé a cuánto estamos -dijo Scrooge--. No sé cuánto tiempo he estado entre los Espíritus. No sé nada. Soy como un niño. No me importa. Me es igual. Quisiera ser un niño. ¡Hurra! ¡Viva!

-¡El día de Navidad! -se dijo Scrooge-. ¡No ha pasado todavía! Los Espíritus lo han hecho todo en una noche. Pueden hacer todo lo que quieren. Pueden, no hay duda. Pueden, no hay duda. ¡Hola, hermoso!

!Felices Pascuas!

Scrooge hizo más de lo que había dicho. Hizo todo e infinitamente más: y respecto de Tíny Tim, que no murió, fue para él un segundo padre. Se hizo tan buen amigo. tan buen maestro y tan buen hombre, como el mejor ciudadano de una ciudad, de una población o de una aldea del bueno y viejo mundo. Algunos se rieron al verle cambiado; pero él les dejó reír y no se preocupó, pues era lo bastante juicioso para saber que nunca sucedió nada bueno en este planeta que no empezara por hacer reír a algunos: y comprendiendo que aquéllos estaban ciegos, pensó que tanto vale que arruguen los ojos a fuerza de reír, como que la enfermedad se manifiesta en forma menos atractiva. Su propio corazón reía, y con eso tenía bastante.
No volvió a tener trato con los aparecidos, pero en adelante tuvo mucho más con los amigos y con la familia, y siempre se dijo que, si algún hombre poseía la sabiduría de celebrar respetuosamente la fiesta de Navidad, ese hombre era Scrooge."



Siempre me gustó este cuento en mi infancia y me sigue gustando a pesar de que ya no soy un niño , pero sigo viendo en él la moraleja que siempre vi , lo importante que es no perder la ilusión y el deseo constante de transformar el mundo .
Con este paseo por la Navidad de Dickens os deseo a todos Felices Fiestas .Espero que disfrutéis de unos días de amigos y familia si un aspecto negativo de la Navidad , el excesivo consumismo , no nos supera . Lo dicho , ¡Feliz Navidad a todos !



Etiquetas:

10 Comments:

Anonymous elbucaro said...

Igualmente te deseo que pases unos días maravillosos. A pesar de lo conocido de este relato es una buena fábula sobre la vida. Tal vez no se nos aparezcan los espectros pero continuamente la vida nos da nuevas oportunidades que tenemos que estar atentos para aprovecharlas.Un abrazo.

domingo, 25 diciembre, 2005  
Blogger Portorosa said...

Muy felices Navidades, Gatito.
Un abrazo.

domingo, 25 diciembre, 2005  
Blogger Meritxell said...

Yo también quiero desearte una feliz Navidad en compañía de tu familia y amigos.

Por si no nos apetece tanta celebración y consumismo superficial ahí vienes tú con estas renovadas ganas de vivir ilusionados, como cuando éramos pequeños y todo esto de la Navidad era maravilloso. No nos imaginábamos que perderíamos con el tiempo esas ganas de esperar la alegría de estos días. Sí, nos tenemos que dar más oportunidades, como dice Elbucaro.

Un beso.

domingo, 25 diciembre, 2005  
Blogger manuel said...

En el fondo somos unos niños...
Saludos

lunes, 26 diciembre, 2005  
Blogger Grial said...

Buen post!!
Felices Fiestas, un beso :)

lunes, 26 diciembre, 2005  
Blogger Santino said...

Felices fiestas, Gatito. Es una pena que no publiques más a menudo, porque me encanta leerte.
Un saludo :)

miércoles, 28 diciembre, 2005  
Anonymous Una mirada... said...

Adorable Dickens. Deliciosa "Canción de Navidad". Y triste que los grandes autores de la niñez perdida hayan quedado relegados a la memoria de quienes tienen...¿taytantos...?

Felices y gozosas jornadas para ti tabién.

jueves, 29 diciembre, 2005  
Anonymous tt said...

Mis deseos de felicidad y prosperidad para el año que empieza, que seas muy feliz (y como decimos por aqui) y yo que lo vea.
Besos

viernes, 30 diciembre, 2005  
Blogger Rain said...

Con este post, te haces querer Gattio viejo.


Imagino que estàs viajando fìsicamente o mentalmente: espero halles algo esplèndido en este nuevo tiempo que se ha iniciado, que como dice Bardamu, es continuidad eterna y distinta.

miércoles, 04 enero, 2006  
Anonymous LeeTamargo said...

...Hay obras escritas que se convierten en antológicas. Ese cuento siempre me recuerda el espíritu de la Navidad o viceversa. ¡Que pases unas Felices Fiestas y un fenomenal Año Nuevo!
SALUDANDO: LeeTamargo.-

sábado, 07 enero, 2006  

Publicar un comentario

<< Home