sábado, marzo 11, 2006

Trigésimo noveno paseo ( II) : " Mujer con alcuza" de Dámaso Alonso ; en Hijos de la ira(1944 ) ;Madrid: Espasa calpe, 2003

Dámaso Alonso perteneció a la Generación del 27 ( o Grupo del 27, como se prefiera). En él confluyen varias vocaciones: profesor, investigador, crítico literario y poeta. De Dámaso nos interesa especialmente su etapa de poesía desarraigada, que arranca con la publicación en 1944 de Hijos de la ira . Esta obra es su grito de protesta contra las injusticias, el odio, la crueldad... Con esta obra Dámaso se convirtió en el poeta más representativo de la postguerra. La poesía desarraigada parte del conocimiento de que el mundo "es un caos y una angustia y la poesía una frenética búsqueda de ordenación y de ancla", (Dámaso). Es una poesía existencial, el hombre está angustiado por el tiempo y la muerte. Es un ser insignificante cuya vida carece de sentido. Aparece el vacío de la vida. Necesita la creencia de un Dios, de algo a lo que aferrarse. Considera al hombre como un ser solitario que trata de refugiarse en su mundo interior ante las atrocidades que padece, pero tampoco encuentra consuelo allí , ya que dentro de cada uno aparece la ira, el miedo, la pena . " El hombre es un lobo para el hombre", que diría Locke.

Hijos de la ira es el renacer de una nueva poesía que deja atrás las influencias estéticas del 27 para centrarse en temas más humanos. En esta obra abandona cualquier atisbo de pretensión estética, trata de llegar al fondo más profundo de la persona, a veces con dramatismo, otras incluso con un cierto tono satírico de la realidad. Utiliza mucho la técnica del tremendismo: usar imágenes desgarradas y desagradables, brutales y alucinantes. Vemos también numerosas innovaciones formales, métricas ( todo el poema está compuesto en versículos ,cuyo ritmo obsesivo está basado en el paralelismo de ideas), nuevos temas, distinta actitud del poeta ante su obra. Dámaso confesó en alguna ocasión que no se encontraba cómodo con la poesía deshumanizada anterior que hacía, que necesitó la sacudida de la guerra civil española para escribir con libertad, para encontrar su propia voz poética

"Mujer con alcuza " es un poema de gran fuerza. La alcuza, ( Vasija de barro, de hojalata o de otros materiales, generalmente de forma cónica, en que se guarda el aceite para diversos usos), podría considerarse como el emblema de la humanidad que representa las necesidades de la vida (alimento...). Expresa también la imagen simbólica de la sabiduría, como se nos dice en el poema :

" En la mano, como atributo de una semidiosa su alcuza" (V. 142)

El poema se abre y se cierra con un signo de interrogación, simbolo también de la vida humana . La parte centrral lo constituye la alegoría de la vida como viaje en tren.Aparecen tres planos claramente destacados:

-El real ( el caminar cansado por la ciudad)

-El simbólico (el paso por un cementerio )

-El alegórico ( el viaje en tren)

En los versos 133-147 aparece un resumen temático en el que se integran los tres planos del poema (real, simbólico, alegórico).La unidad del poema se consigue por la relación que se establece entre los distintos planos . Se interrelacionan. Así, las estaciones del tren se convertirán en tumbas y se fusionan en los versos 131 y 147, en la última parte del poema.

Algunos autores, como Miguel J. Flys, han señalado la temática existencial que encierran los versos de este poema . De esta forma tendríamos:

-El miedo a la muerte (Verso. 13-17)

-La naúsea existencial ( V. 40-42)

-La injusticia absoluta (V.60-61)

-El deseo de la muerte (V. 89-90)

-La soledad (V. 105-1030)

-La negación de Dios (V. 128-130)

-Lo absurdo de la vida (V. 131-134)

Los versos 163-168 serían una conclusión. Contienen la única concepción de una posible justificación de la existencia humana: su productividad creadora. Nos ha interesado reproducir el poema completo, aunque largo (168 versos) en la primera parte de este paseo porque nos aporta una visión global del mismo. Era necesario,a nuestro parecer, para comprender el sentido final de esta parábola de la vida humana, de la hondura del grito del poeta , de la queja contra la crueldad, la injusticia y la ternura que le despiertan los seres que le rodean. Todo ello haciendo gala de una gran carga lírica, de una gran maestría. Un poema clave en la lírica contemporánea.


Etiquetas:

5 Comments:

Blogger Santino said...

Me alegra mucho que hayamos coincidido en el autor, aunque tratado desde puntos de vista muy distintos.

Este poema es muy especial para mí. Normalmente no suelo soportar los poemas excesivamente largos, porque tengo tendencia a perderme, y un poema de 168 versos creo que es incluso más que largo. Sin embargo, en este caso tengo que hacer una excepción. Siendo sincero, soy una persona difícil de emocionar con la literatura (no así con la música), y este poema que has elegido ha sido el primer y único poema que me ha hecho llorar. Imagina lo importante que es para mí, y la ilusión que me ha hecho que lo hayas escogido.

Un fuerte abrazo.

domingo, 12 marzo, 2006  
Blogger Gatito viejo said...

Santino,a mí también me emociona mucho. Me ocurre desde hace muchos años, desde que conocí el poema por primera vez en COU. En el libro de literatura de Anaya venía sólo un fragmento del poema, pero yo quería conocer más y no paré hasta que lo encontré y desde entonces lo tengo siempre cerca. Es un poema que tiene muchísima fuerza. Es capaz de conmover, se te mete en el alma. No hay palabras para describirlo, sólo las lágrimas saben expresarlo, qué razón tienes, amigo.
También a mí me ha hecho mucha ilusión acudir a tu blog y encontrarme con que hablas de la Generación del 27. Me ha resultado muy enriquecedor. Saludos

domingo, 12 marzo, 2006  
Anonymous elbucaro said...

Si de literatura en general, a pesar de mis lecturas, no estoy muy puesto, menos aún en poesía. De la generación del 27 he leído pocas cosas. No sé exactamente por qué, pero siempre me he identificado y conozco muchísimo más la generación del 98. Hermoso poema y dotado de gran fuerza este al que nos has invitado a saborear. Salundines.

domingo, 12 marzo, 2006  
Blogger Gatito viejo said...

Elbucaro, me alegra que te guste el poema. Espero haber colaborado para que te intereses un poquito más por esta generación digna de admiración. No dudes, te gustará. Será como un descubrimiento digno de contar. Saludos

domingo, 12 marzo, 2006  
Blogger Meritxell said...

Siempre me ha emocionado a mí también este poema que muestra la desolación más absoluta representado por esa mujer. Personalmente te diré que es el tipo de poesía que me engancha desde los primeros versos. No llego a las lágrimas nunca, pero me deja una sensación de pesadumbre, como de nudo en la garganta. Solo faltaría oír la banda sonora de la película de "La colmena" con la contemplación de los niños de la España de la posguerra rapados al cero y con la tristeza en el rostro. Eso ya me mata del todo.

Un abrazo.

domingo, 12 marzo, 2006  

Publicar un comentario

<< Home