sábado, abril 08, 2006

Cuadragésimo tercero paseo: Caligramas de Guillaume Apollinaire; Madrid: Cátedra, 1987


La poesía moderna, además de abandonar la rima y la métrica fija, juega con el espacio. Un caso particular son los caligramas. Un caligrama o poema visual es un texto en el que la línea de escritura se usa como si fuera el trazo de un dibujo. Si bien hay antecedentes de este tipo de poesía, incluso en la literatura griega, etc., el iniciador de esta forma de escritura en la modernidad es el escritor francés Guillaume Apollinaire (1880-1918). Los caligramas no siguen una ordenación lineal, es un escrito por lo general poético, en que la disposición tipográfica procura representar el contenido del poema. Se pretende romper no sólo con la orientación de la lectura de izquierda a derecha, que se piensa que es en realidad una representación arbitraria de la cadena secuencial del lenguaje hablado, sino también con la página bidimensional, también leída de izquierda a derecha y de arriba a abajo. El texto se dispone libremente en el espacio bidimensional. Se produce una tensión entre lo verbal y lo visual, lo simbólico y lo icónico.
Algunos hablan, incluso, de poemas pintados, como los del poeta chileno Vicente Huidobro. Durante el siglo XX, fruto de una relación más estrecha entre literatura y artes plásticas, existe un cultivo mayor de esta forma, aunque antecedentes de la misma se pueden encontrar ya en la cultura griega, como hemos dicho anteriormente.. El primer caligrama de Huidobro titulado “Triángulo armónico” fue publicado el año 1912 ( revista Musa joven), aunque tuvo mayor trascendencia el conjunto de cuatro que incluyó un año más tarde en la sección “Japonería de estío”. Posteriormente seguirá cultivando este tipo de poemas, los caligramas “Paysage” y “Moulin”,por ejemplo, que logran reunir estrechamente el plano formal y textual, en un ejercicio ya plenamente vanguardista.

Un ejemplo de los caligramas de Apollinaire:
“La paloma apuñalada y el surtidor”



G. Apollinaire, "Coeur couronne et miroi "



Caligramas y poemas pintados de Huidobro:





Estas tendencias han formado parte de la literatura de vanguardias, la poesía experimental de los años 60 y 70 del siglo XX y sigue vigente en la actualidad a través de la práctica de nuevos caligramas y la poesía visual actual. Los títulos, multimedia y poesía experimental, del lenguaje visual al libro objeto, lenguaje visual, música-poesía visual, poesía fonética- en los textos fonéticos existe una conexión cercana entre el discurso y la música. En los poemas fonéticos se desarrollan los elementos básicos de la música, intensidad, sonido, tiempo, etc., pero no son un híbrido entre el discurso y la música, son discurso y música, o viceversa. Este tipo de poesía evita usar la palabra como mero vehículo del significado y la composición del poema-; polipoesía -poetas que no se limitan sólo a escribir poesía, sino que la prolongan en todos sus aspectos, tienen en cuenta su musicalidad, la luz, la entonación, si ha de ser recitado a una o varias voces, tratadas con ecos o mediante efectos electrónicos u otros medios-, holopoesía o poemas holográficos.- Los poemas holográficos u holopoemas son poemas creados con rayos láser, en los que las letras tridimensionales flotan y se mueven en el espacio y varían de color, de textura y de aspecto en el tiempo o según la contemplación del espectador-

Interesante este tipo de poesía por su carácter lúdico y divertido.

Etiquetas:

4 Comments:

Anonymous elbucaro said...

Muy original esto de los caligramas, me parece interesante todo lo que sea experimentar con la palabra en sus distintas maneras. Saludos.

sábado, 08 abril, 2006  
Anonymous LeeTamargo said...

...La Poesía, en este sentido, se presta más y mejor a ser vanguardia. La combinacíón de elementos artísticos: música, dibujo, pintura, conforman una cosmogonía estética que experimenta y abre sendas. La prosa también, pero más lenta, más sujeta al cauce donde regresa tras cada incursión. Interesante aporte, Gatitoviejo...
SALUDANDO: LeeTamargo.-

domingo, 09 abril, 2006  
Blogger Santino said...

Me ha encantado que hablaras sobre Apollinaire y los caligramas, puesto que es un tema que siempre me ha interesado mucho. Como bien dices, la visualidad en la poesía, a pesar de ser algo tremendamente moderno, no es un invento de la modernidad. Prácticamente desde el principio de la literatura existe una corriente literaria poco conocida, siempre marginada, que relaciona la poesía con lo visual, con distintas finalidades, no sólo lúdicas, sino también mágicas (alquímicas o cabalísticas). En fin, no quiero extenderme más sobre este tema que tanto me ha interesado siempre.

Te dejo este enlace a un libro de Rafael de Cózar titulado "Poesía e imagen: Poesía visual y otras formas literarias desde el siglo IV a.C. hasta el siglo XX". Es un libro largo, pero muy segmentado en apartados, por lo que es fácil de consultar.

http://www.boek861.com/lib_cozar/indice.htm

Un saludo.

domingo, 09 abril, 2006  
Blogger Rain said...

Acerca de los poemas hechos con rayos láser, me ha dejado un gusto arrollador por los caligramas.

Este posts tuyo es bastante ilustrativo.

Aprecio a los caligramas como joyas dibujadas, escritas, gemas visuales. Algo más para dar belleza a la vida.

Un gran salute, Gatito.

lunes, 17 abril, 2006  

Publicar un comentario

<< Home